JORNADAS DE REFLEXIÓN

Es importante encontrar espacios y tiempo de silencio que nos permitan profundizar en nuestros valores, conciencia y contemplar la realidad más allá de las inmediatas.

En todos los ámbitos de la existencia humana interviene la reflexión y la motivación como mecanismo para conseguir objetivos y llegar a determinadas metas.

El mundo ha evolucionado de una manera vertiginosa y se está produciendo una aceleración de la vida cotidiana, propiciada en parte por la eclosión y la implementación de las nuevas tecnologías. La vida empresarial y la función directiva hoy están sometidas a unos niveles de presión, exigencia e incertidumbre que resultan difíciles de soportar e integrar. La complejidad de las relaciones y la obsolescencia de los valores y enfoques tradicionales se ponen de manifiesto en el día a día, la sensación de vivir muy velozmente está muy presente en los empresarios y directivos, y cada vez es más evidente la necesidad de espiritualidad y de parar para reflexionar.